Recursos imprescindibles inglés-español para el traductor jurídico y el abogado internacional

Actualizado: may 5

Algunos colegas traductores y abogados me han preguntado sobre los recursos que uso para traducir, me han preguntado cuáles son mis referencias o mis fuentes de consulta. Según me cuentan, estas dudas surgen de que se topan con pocos recursos especializados o no tienen claridad sobre si son confiables o no. Es por eso que en esta entrada les comparto los recursos a los que yo llamo "mis imprescindibles", pues son mis fuentes de consulta o de referencia en el día a día.


A) FUENTES BILINGÜES

1. Diccionario de Terminología Jurídica Norteamericana de Javier Becerra: Este diccionario es conocido por casi todos los traductores y abogados mexicanos porque es un diccionario muy completo que hace referencia al derecho mexicano y al estadounidense, que suelen ser los dos sistemas jurídicos con los que trabajamos los abogados y traductores mexicanos. Yo cuento con las versiones físicas inglés-español y español-inglés y es prácticamente mi primer fuente de consulta, pero por desgracia ya no se consigue fácilmente en las librerías. La buena noticia es que, previo pago de una membresía bastante accesible, puedes consultar su versión inglés-español aquí , lo cual ofrece la ventaja de buscar términos directamente en el sitio web y ahorrar tiempo. Lamentablemente aún no existe versión web español a inglés, pero esperamos que la haya pronto.


2. Diccionario de Términos Jurídicos de Alcaraz Varó: Este es un recurso de español castellano a inglés británico, y vale contarlo antes porque las diferencias de dialecto y de sistemas jurídicos es importante, pero este diccionario es excelente porque también es muy completo y porque al traducir de o hacia inglés británico y/o a un sistema jurídico anglosajón similar al inglés, vale la pena consultar este diccionario y no el Becerra. Es un diccionario muy completo que vale la pena tener.


3. Diccionario Jurídico de Guillermo Cabanellas: Este diccionario tampoco está basado en el sistema jurídico mexicano, sino en el argentino, pero es igualmente valioso para lo que el Diccionario Becerra no contenga o quizás para confirmar algunos de los términos en alguno de los dos diccionarios arriba indicados. Su defecto más importante, desde mi punto de vista, es que sólo va del término al equivalente en el otro idioma, pero no explica el contexto en el que se usan las acepciones del término, lo cual sí hacen los otros dos diccionarios, y eso resulta fundamental en la traducción jurídica.


4. Interactive Terminology for Europe: Esta es una base de datos de terminología en los idiomas oficiales de la Unión Europea, entre los que se encuentran el inglés y el español. Es una fuente muy útil porque cuenta con más de 7 millones de términos de muy diversas áreas de especialidad y hay ocasiones en que los términos son tan especializados que solo se encuentran aquí. Sin embargo, hay que tomar con criterio estas traducciones pues, nuevamente, se basan en el español castellano y no el mexicano, pero bien vale la pena como referencia. Lo puedes consultar aquí.


B) FUENTES MONOLINGÜES

Para entender qué acepción usar o en qué contexto hacerlo, los diccionarios bilingües no suelen ser suficientes, porque en muchas ocasiones no explican acepciones o no aportan ejemplos, o no siempre estamos seguros de en qué contexto de lo descrito en el diccionario estamos traduciendo. Para eso están los diccionarios monolingües especializados que pueden ayudarnos a entender el término en su lengua original, para después traducirlo a la lengua meta por nuestra propia cuenta.


1. En español:

(i) Diccionario del Español Jurídico de la Real Academia de la Lengua Española: Es un recurso que se puede consultar en línea y que explica el significado de muy diversos términos exclusivamente en su contexto jurídico, basta con ingresar el término en su buscador. Es un recurso confiable porque está publicado por la RAE, pero no podemos dejar de lado que es un diccionario elaborado en España y que, por tanto, deja de lado muchos términos jurídicos que usamos en México, así que sirve como referencia, pero no es el recurso más completo. Puedes acceder aquí.


(ii) Diccionario Jurídico Mexicano de la UNAM: En este diccionario podremos encontrar una gran variedad de términos jurídicos mexicanos con amplias explicaciones y fundamentos jurídicos, es un diccionario muy completo y profesional. Lo malo es que no se encuentra una versión en línea en formato de libro electrónico que se actualice con frecuencia y que permita búsquedas en el texto, así que su consulta se vuelve complicada, pero sin duda resulta confiable y lo recomiendo ampliamente. Puedes consultarlo aquí.


(iii) Otros diccionarios jurídicos monolingües mexicanos: Dada la falta de actualización y alto precio del Diccionario Jurídico Mexicano de la UNAM, yo me he apoyado en otros diccionarios que no son tan completos, pero están más actualizados y son una excelente referencia también. El que yo uso en particular es el Diccionario Jurídico Teórico Práctico de Rafael Martínez Morales.


(iv) Servicio de Traducción al Español de las Naciones Unidas: Esta es una perlita muy bien escondida en el Internet. Es una fuente de consulta invaluable porque contiene el manual que siguen los traductores a español de las Naciones Unidas, así como tres dudarios: uno general, uno jurídico y uno contable y presupuestario. Esto ayuda mucho a la hora de resolver dudas no solo terminológicas, sino también de estilo. Puedes consultarlo aquí.


2. En inglés:

(i) Diccionario Black’s Law: Este es el diccionario jurídico estadounidense por excelencia. Hay versiones completas y versiones de bolsillo, depende de tu necesidad puedes elegir uno u otro, mi sugerencia aquí. La ventaja de este diccionario es que también tiene una versión útil en línea que puedes consultar aquí.


(ii) Legal Information Institute [LII]: Es un grupo sin fines de lucro que depende de la Universidad de Cornell y que publica en línea la legislación estadounidense gratuitamente y crea materiales para ayudar a la personas a entender el derecho. Se puede acceder desde aquí.


(iii) TransLegal: Es una página muy completa que incluye diccionarios, cursos, guía de maestrías en derecho y otras muchas cosas. Recomiendo todo su material, pero es importante cuidar la variedad dialectal y sistemas jurídicos, ya que es una página europea. Puedes entrar en su diccionario directamente desde aquí.


(iv) Diccionario de Law Trades: Esta empresa se dedica a la contratación de personal especializada en el sector legal, pero su Blog tiene una sección de diccionario que me parece muy útil. Es un diccionario monolingüe de startups pero, a diferencia de otros, te indica un ejemplo al final de la definición para que sepas cómo usar el término en una oración. Me ha resultado útil para términos bancarios o económicos muy específicos que necesito poner en contexto. Aquí lo puedes consultar.


C) OTRO RECURSO:

Ten a la mano el teléfono de tu traductor jurídico especializado. Siempre puedes recurrir al especialista que conoces y preguntarle, es probable que ese traductor tenga más experiencia que tú en traducir documentos similares y que ya se haya enfrentado a ese tipo de reto, así que sin duda será de ayuda. Puedes contar conmigo por mensaje en mis redes sociales o puedes escribirme un correo.


Como puedes ver, existen varias fuentes confiables bilingües y monolingües que se pueden consultar tanto en línea como en papel. Contrario a lo que nos suelen decir, hay muchas fuentes de consulta que todavía se encuentran fuera de línea así que todavía resulta imprescindible comprar diccionarios y buscar a la antigua, pero bien vale la pena para entregar trabajos de calidad y comunicarnos con nuestros clientes usando el lenguaje adecuado. Además, si bien es importante considerar las variedades dialectales y los distintos sistemas jurídicos en los que se basan las fuentes que utilizamos, vale la pena contar con una buena variedad de estos para lograr un panorama amplio.


¿Conoces algún otro recurso que te parezca útil? Déjame un mensaje o contáctame por correo para contármelo. Si te gustó esta entrada, no olvides darle "me gusta" y compártela, para que más gente se beneficie de ella. ¡Hasta pronto!

  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Facebook
  • Instagram

©2018 Margarita Arizmendi.