Recursos para aprender inglés jurídico (Parte II)

Actualizado: jul 24

En la entrada de la semana anterior escribí la Parte I de esta serie de recomendaciones de recursos para aprender y practicar inglés jurídico, donde hablé sobre los libros, podcasts y canales de YouTube que me han ayudado a aprender inglés jurídico a lo largo de mi carrera. En esta continuación hablaré acerca de cursos y blogs. Tal como lo mencioné antes, es importante decir que esta no es una lista exhaustiva y que únicamente incluye lo que a mí me ha gustado o funcionado, pero no es lo único, así que si tienes alguna otra sugerencia o comentario, por favor házmelo saber.


Dicho lo anterior, entremos en materia:


Cursos (Actualizado a junio de 2021)


Tengo la fortuna de ser profesora de inglés jurídico, así que empezaré por casa.


· Taller de Inglés Jurídico de la Facultad Central de Derecho. Este taller interactivo y 100% en línea (en el que tengo el honor de participar impartiendo algunos módulos) cubre información teórica y, sobre todo, práctica para conocer las características de los contratos anglosajones, la comprensión de cláusulas más comunes, de tecnicismos problemáticos y las categorías del lenguaje contractual, entre otros temas de interés para los abogados y traductores para el sector jurídico. Más información sobre este taller aquí.


· Curso de Inglés Jurídico de la Universidad Iberoamericana. Este es un curso amplio en el que, junto con mi cotitular, cubrimos las materias jurídicas más importantes, hablamos sobre derecho comparado, el uso correcto del inglés jurídico y su traducción al español y también sobre falsos cognados y errores comunes al traducir al inglés. Está dirigido a personas con un inglés de nivel medio-alto. Los detalles se pueden consultar aquí.


Ahorá pasaré a otros cursos u o

· Taller de Inglés Jurídico de la Escuela Libre de Derecho. Este es un curso corto, de 60 horas, que imparte el Lic. Javier F. Becerra. Por si no lo sabes, él es una institución del inglés jurídico en México, pues es el autor del Diccionario de Terminología Jurídica Norteamericana y el Dictionary of Mexican Legal Terminology, que son los diccionarios más completos y la fuente de consulta por excelencia del español mexicano e inglés estadounidense y viceversa. Dado que el Lic. Becerra es un abogado con amplia experiencia en el campo del derecho, este curso resulta muy bueno para los que requieran adquirir esa parte práctica o criterio jurídico para resolver algunas cuestiones. Es importante considerar que no es un curso donde se enseñan técnicas de traducción, sino que se aborda el derecho comparado y es sumamente práctico, por lo que se requiere un nivel de inglés intermedio-avanzado. Aquí se puede consultar la convocatoria que, por lo regular, es cada año.

· English for Lawyers en el Instituto Superior de Estudios de Traducción e Interpretación (ISETI). Este instituto, de reciente creación en México, fue creado por traductores para traductores, pero cuenta con programas que pueden servir tanto a traductores como a abogados. El programa es muy completo y cubre información que no todos los cursos cubren, como prevención de lavado de dinero, propiedad intelectual, entre otras, así que puede resultar en una formación bastante completa. Además, aunque no he tomado este curso en particular, sí he cursado otros con ISETI y sé que es una garantía de calidad. Se puede consultar el temario aquí.


· Cursos de preparación para el examen TOLES. TOLES es el acrónimo de Test of Legal English Skills. Consiste en una serie de exámenes prácticos en tres niveles (Foundation, Higher y Advanced) dirigidos a abogados y estudiantes de derecho y resultan útiles para demostrar la competencia de inglés jurídico cuando así se requiera. Estos exámenes los emite Global Legal English, miembros de la División Internacional de la Law Society de Inglaterra y Gales (algo similar al Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales). Actualmente es la única certificación de inglés jurídico que existe (tras la desaparición del International Legal English Certificate en 2016), así que podría ser una buena opción para los que deseen contar con algún documento que avale sus habilidades en inglés jurídico. Sin embargo, dado que (i) los exámenes para acreditar cada nivel del TOLES no se aprueban ni se suspenden, simplemente se obtiene una puntuación sobre 100, en el caso de Foundation y Higher, y sobre 500 en el caso de Advanced, (ii) el TOLES todavía es poco conocido y (iii) las facultades de derecho y los bufetes de abogados en México no lo exigen como parte de la preparación de los abogados ni hay una convención sobre qué puntaje hay que obtener en cada uno como para considerarse “apto” en inglés jurídico, me parece que lo rescatable de tomar estos cursos no es la puntuación en sí, sino que brindan conocimiento profundo del sistema jurídico inglés, de su vocabulario y gramática y mejoran la comprensión lectora (aunque no se evalúan las habilidades orales). Considero importante mencionar también que no es un curso de formación sobre sistema jurídico estadounidense ni derecho comparado, así que en este aspecto el traductor o abogado que lo curse deberá contar con el criterio para discernir, en el campo profesional, sobre las diferencias en la gramática, el vocabulario y las figuras jurídicas al trabajar con documentos que se sujeten al derecho estadounidense.

En México existen varias escuelas que son centros autorizados para presentar los exámenes y que cuentan con cursos de formación tanto presenciales como en línea, se pueden consultar aquí.

Hasta aquí mi recomendación de cursos para aprender jurídico en la formación tradicional. Ahora pasaré a la recomendación de blogs, que son otra fuente para aprender de la experiencia de otros, ahí yo he despejado bastantes dudas y he podido conectar con otros colegas. Aquí mis recomendaciones:


· El blog de Traducción Jurídica. Los autores son Fernando Cuñado y Ruth Gámez, abogados y traductores que se especializan en la traducción jurídica en España. De ellos te recomendé un libro en la entrada anterior de esta serie también. Este es un blog en español que me gusta porque su forma de escribir es sencilla y muy familiar. A mí me ha servido para despejar las dudas más frecuentes a las que nos enfrentamos todos los que traducimos documentos jurídicos del inglés al español con regularidad, especialmente aquellos ejemplos de traducción en contexto de algunas palabras que tienen significados muy diversos, por eso lo encuentro tan útil.

· El blog de Translating Lawyers. Translating Lawyers está encabezado por Paula Arturo, abogada bilingüe que también se dedica a la traducción, y tienen sede tanto en Buenos Aires, Argentina, como en Houston, Texas. Es un blog en inglés que da invaluables recomendaciones sobre legal writing y plain language que vale la pena seguir.

· El blog de Educación Digital. Lola Gamboa lidera Educación Digital, una escuela en línea con cursos y recursos para abogados, traductores jurídicos y otros profesionales. Su blog abarca muchos temas que nos interesan para aprender inglés jurídico, pero lo que más me gusta es que cuenta con una variedad de cuadernos de ejercicios que puedes descargar (algunos de forma gratuita, otros no) para practicar y practicar.


Hasta aquí mis recomendaciones sobre recursos para aprender inglés jurídico. No olvides leer también la entrada anterior de esta serie y quizás también te interese esta otra entrada, donde hablé sobre los recursos de consulta imprescindibles para el traductor jurídico y el abogado internacional.


Por último, si esta entrada te resultó útil, por favor compártela para que ayude a otras personas también. Si tienes dudas o comentarios, no dudes en escribirme un correo.