• LinkedIn - Círculo Negro
  • Facebook
  • Instagram

©2018 Margarita Arizmendi.

¿Existe alguna diferencia entre insolvency y bankruptcy?

Como ya lo he mencionado en otras entradas y publicaciones, ser precisos en la traducción de términos legales resulta de vital importancia para abogados y traductores jurídicos, y uno de los términos que suelen generar confusión son los de insolvency y bankruptcy, que con frecuencia se usan como si fueran sinónimos, pero en realidad tienen importantes diferencias que merecen conocerse.


El término insolvency se define de forma general en el Black’s Law Dictionary como la condición de ser incapaz de pagar deudas a su vencimiento o en el curso usual de negocios. Es lo que en español común y corriente, y también jurídico, entendemos como "insolvencia". Conforme a la legislación federal de los Estados Unidos, la Ley Federal de Quiebras (The Bankruptcy Reform Act de 1978), la insolvencia sucede cuando la suma de los bienes del deudor valorados de forma justa son insuficientes para pagar las deudas. Cuando se cae en esta situación, existen soluciones para resolverlo, como pedir préstamos, realizar algunos de sus activos (es decir, cambiar sus propiedades por dinero en efectivo que permita efectuar el pago) o aumentar el ingreso de forma que se puedan pagar las deudas. También se puede renegociar el pago de la deuda o acordar un plan de liquidación con los acreedores. En todo caso, es reversible.


Bankruptcy, en cambio, es una situación jurídica que ha sido determinada por una resolución judicial. Significa que la persona física o moral ha caído en insolvencia, pero ha sido incapaz de pagar sus deudas de otra manera, por lo que recurre o se le determina en esta situación para obtener otros efectos legales. Conforme a la legislación estadounidense, la bankruptcy puede ser voluntaria o necesaria. Es voluntaria cuando el tribunal declara en quiebra al insolvente porque este así lo solicitó, y es necesaria cuando sucede porque así lo solicitan sus acreedores. Desde el punto de vista de los tribunales, la quiebra puede ser straight bankruptcy (quiebra simple) o debtor’s rehabilitation bankruptcy (quiebra de rehabilitación del deudor). En la quiebra simple, tras la declaración de quiebra se sigue un proceso de liquidación de los activos del quebrado, quien pierde control de su patrimonio para ser administrado por un síndico (trustee). Este síndico se encargará de administrarlos y distribuirlos entre los acreedores de forma justa, es decir, que todos los acreedores reciban un tratamiento igual. Esta quiebra está regulada por el capítulo 7 de la Ley Federal de Quiebras de 1978 y al final resulta irreversible. La quiebra de rehabilitación del deudor, en cambio, es un proceso completamente diferente. Esta quiebra está regulada en el famoso capítulo 11 (Chapter 11) de la ley antes mencionada, y tiene por objetivo rescatar a la empresa insolvente. Cuando un deudor inicia un proceso con apego a este capítulo, lo que hace es proponer un plan de reorganización de la empresa al tribunal, y una vez aprobado, se debe llevar a cabo bajo la vigilancia del tribunal y de los acreedores. En este caso, la empresa deudora conserva la administración de la empresa, aunque puede nombrarse a un síndico para la administración y vigilancia de los activos del deudor. El proceso que se sigue en México cuando una persona insolvente es incapaz de resolver esta situación es el concurso mercantil, pero es importante decir que los procesos en ambos países tienen importantes diferencias que no son el objeto de esta entrada, por ahora basta con saber que no se pueden mezclar en su traducción.


Como podemos ver, los términos insolvency y bankruptcy o “insolvencia” y “quiebra” no pueden usarse indistintamente, pues, como ya expliqué antes, uno puede encontrarse en insolvencia (insolvency) sin estar en quiebra (bankruptcy), pero no puede estar en quiebra sin ser insolvente. Bankruptcy es una situación jurídica declarada judicialmente, ya sea el proceso de quiebra simple o de rehabilitación del deudor, mientras que la insolvencia es una situación financiera que puede ser temporal o reversible y que no ha sido declarada judicialmente, y al respecto los traductores o abogados que trabajamos con documentos de esta materia deberemos ser meticulosos y precisos para evitar comunicar una situación incorrecta a nuestros lectores.


Fuentes de consulta:

- Alcaraz Varó, E., et al. (2016). El inglés jurídico norteamericano. Barcelona: Ariel.

- Diccionario del Español Jurídico. www.dej.rae.es

- Garner, B. (2009). Black's Law Dictionary, 9th. St. Paul, Minn.: West Pub. Co.

- Graham-Canedo, J. Comparative Analysis of bankruptcy Legal Provisions from Mexico and the United States: Which Legal System Is More Attractive?, 6 DePaul Bus. & Com. L.J.19 (2007) Disponible en:https://via.library.depaul.edu/bclj/vol6/iss1/3

- Ley de Concursos Mercantiles de México vigente al 28 de julio de 2019

- Bankruptcy Reform Act de 1978 vigente al 28 de julio de 2019

- Merriam-Webster Dictionary www.merriam-webster.com

- Real Academia Española de la Lengua www.rae.es


¿Te interesa saber más? Cuéntame si quisieras saber algo más sobre este tema en los comentarios o escríbeme un correo. Si te pareció interesante o útil, por favor comparte esta entrada para que otros también se beneficien de ella, y no olvides inscribirte a la lista de correos para no perderte ninguna novedad.


¡Hasta pronto!