top of page

La traducción como recurso didáctico



La traducción consiste en trasladar un texto de un idioma a otro, pero no es solo eso, la traducción reduce las brechas de comunicación entre distintos idiomas para facilitar un diálogo y entendimiento a nivel global.


Fuera del ámbito de la comunicación, la traducción tiene grandes aportes en el contexto de la educación, en los procesos cognitivos y como recurso didáctico.


El acto de traducir no limita al traductor únicamente a aprender idiomas o desarrollar sus habilidades lingüísticas, también permite que desarrolle habilidades de comprensión, expresión, redacción, comunicación y empatía.


A continuación te presentamos algunos beneficios de la traducción en el contexto educativo:


Aumenta el vocabulario y comprensión de la lengua nativa.

Para traducir correctamente, la persona debe pensar primero en su lengua nativa, entender el segundo idioma y comunicar el mensaje en la primera lengua. En varias ocasiones, los traductores se ven obligados a entender términos y buscar nuevas palabras en su lengua para traducirlas y empatarlas en la traducción. Esto hace que se tenga un mejor conocimiento de las palabras y significados de la propia lengua y por ende, hacer un mejor uso de la misma.


Traslada al traductor a nuevas culturas y contextos.

Por lo general, los textos que se traducen se encuentran en diferentes idiomas al nativo de la persona que los traduce. Cuando el traductor los trabaja, entra en contacto con otras culturas en las que deben desarrollar habilidades para ver y entender diferentes perspectivas de ver al mundo, empatía y otras habilidades sociales necesarias para entablar una comunicación efectiva.


Desarrolla la capacidad de resolver problemas y el procesamiento de datos.

La traducción conlleva todo un proceso para encontrar la mejor manera de expresar un mensaje que se encuentra en otro idioma, de tal manera que el receptor lo comprenda. Asimismo, requiere desarrollar habilidades para procesar datos, es decir, encontrar las palabras correctas para su traducción, contextualización y comprensión.


Eleva el nivel de lectura en los estudiantes.

Para poder realizar una traducción, forzosamente los textos deben leerse y comprenderse. Primero, el material original y, segundo, la traducción en el idioma solicitado para asegurar que se haya ejecutado correctamente. Además, el traductor debe leer documentación adicional que sirva como fuente de consulta e información, fomentando de esta manera, la lectura.


¿Habías pensado en la traducción como un recurso didáctico?


Si esta entrada te resultó útil, por favor compártela para que ayude a otras personas también. Si tienes dudas o comentarios, no dudes en escribirnos un correo.



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page