¿Qué se debe estudiar para ser perito traductor?


Antes de adentrarnos en este interesante tema y del cual seguramente tendrás muchas preguntas, es necesario hacer una diferencia entre traductor y perito traductor.


Básicamente, un traductor es una persona experta en determinada combinación de lenguas, que se encarga de transmitir mensajes escritos de un idioma a otro. Se especializa y trabaja con dos de ellos, su lengua materna y una extranjera, aunque hay traductores que dominan una mayor cantidad de idiomas. ¿Qué pasa en esta sencilla ecuación cuando agregamos la función de perito?


Un perito traductor es un auxiliar de la justicia que se encarga de traducir de forma fiel aquellos documentos que un juez u otra autoridad judicial o administrativa pueda necesitar para resolver un juicio o una cuestión administrativa. Su labor principal es certificar bajo su responsabilidad que, a su entender como profesional de ambas lenguas, el mensaje del documento que se le pidió traducir se está transmitiendo al otro idioma de forma adecuada, así que es un nombramiento que conlleva mucha responsabilidad.


Bueno y ¿cómo puedes llegar a ser perito traductor?, ¿qué debes estudiar o qué camino hay que recorrer para lograrlo?


Para ser perito traductor, no es suficiente dominar idiomas, sino que debes saber cómo traducir, porque para hacerlo hay técnicas y metodología (lo que se conoce como “traductología”). Para esto, te recomendamos realizar estudios de traducción en instituciones como el Instituto Superior de Intérpretes y Traductores, el Instituto Superiores de Estudios de Traducción e Interpretación, la Escuela Nacional de Lenguas, Lingüística y Traducción de la UNAM o la Universidad Intercontinental. Toma en cuenta que en algunos cursos o diplomados es probable que te requieran contar con una licenciatura en algún área técnica, así como tener, por lo menos, nivel B2 en la lengua de traducción que se pueda demostrar con un certificado internacional como el IELTS oa lguno de los expedidos por la Universidad de Cambridge.


Considera que todos los peritos traductores deben demostrar, además, que cuentan con estudios de traducción y deberán firmar documentos donde garantizan su independencia e imparcialidad para traducir. En algunos casos también se te pedirá presentar un examen que demuestre tus conocimientos de traducción y tu capacidad para hacerlo ante alguna de las instituciones que expresamente sean nombradas para ello por la autoridad que nombrará a los peritos.


Debes saber que en México, los Tribunales Superiores de Justicia de cada entidad federativa y el Poder Judicial Federal, son las autoridades que crean sus propias listas de peritos, entre los que se encuentran los peritos traductores. El objetivo de que cada uno cree sus propias listas de peritos es que estos auxilien a los tribunales (ya sea a nivel federal o local, según sea el caso) en los asuntos que ahí se dirimen. Algunas autoridades administrativas (por ejemplo, el Registro Civil) u otros funcionarios o fedatarios públicos (por ejemplo, los Notarios Públicos) también hacen uso de las listas de peritos publicadas por los tribunales para las traducciones los ciudadanos puedan necesitar para realizar trámites o presentar documentos ante ellas.


Existen convocatorias para integrar la lista de peritos que se publican en el Diario Oficial de la Federación, para la convocatoria federal, o en el Boletín o Gaceta estatal, según sea el caso, donde se describe qué requisitos hay que cumplir para postularse, qué documentos se necesitan, dónde hay que presentarlos y cuál es la fecha límite, así como si se tiene que presentar algún examen que demuestre la experiencia como traductor. También tomarán en cuenta tu calidad moral y conducta profesional, por lo que te solicitarán cartas de clientes e instituciones que así lo respalden.


Como ya dijimos antes, en México no existe un solo organismo que nombre peritos traductores, sino que el Poder Judicial Federal lo hace para los peritos para asuntos de fuero federal (divididos por circuitos judiciales) y los Tribunales Superiores de cada estado también nombran a sus propios peritos traductores para los asuntos de fuero local. En el caso de la Ciudad de México, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México es el encargado de autorizar a los peritos traductores en los idiomas correspondientes y así, cada Estado con sus propios procesos internos según lo decidan. Las convocatorias para formar parte de la lista de peritos a nivel federal las publica el Consejo de la Judicatura Federal cada año en el Diario Oficial de la Federación, mientras que en la Ciudad de México se hace de forma trienal y se publica en el Boletín Judicial de la Ciudad de México.



Ahora sí, ya tienes la información necesaria para dar ese gran paso y convertirte en perito traductor. No solo tu trabajo como traductor será avalado por una institución gubernamental, ¡también podrás realizar traducciones con validez internacional!


Si esta entrada te resultó útil, por favor compártela para que ayude a otras personas también. Si tienes dudas o comentarios, no dudes en escribirnos un correo.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo